top of page

Cómo prepararse para un entorno jurídico impulsado por la inteligencia artificial


A lo largo de los años, hemos sido testigos de la penetración de la tecnología en todos los ámbitos de nuestra vida, desde las aspiradoras o electrodomésticos conectados hasta los smart watch o plantillas con sensores que alertan de una posible caída.


No obstante, en este 2023 se ha hecho más que evidente un nuevo desafío y, al mismo tiempo, una oportunidad: las tecnologías exponenciales, en concreto la inteligencia artificial.


La inteligencia artificial ha alcanzado niveles de refinamiento tal que puede realizar tareas que antes eran exclusivas de los seres humanos. Este progreso ha traído consigo cambios profundos en el mundo de los negocios, pues adaptarse a estas tecnologías significa adquirir una eficiencia empresarial sin precedentes. En este panorama, la esfera legal no ha permanecido inmune, y cada vez más profesionales del derecho están recurriendo a la inteligencia artificial como aliada.


Una Nueva Dimensión en el Mercado Jurídico

El prestigioso periódico New York Times ya hacía referencia, en 2017, a las primeras incursiones de la inteligencia artificial en el ámbito jurídico. En aquel entonces, parecía impensable que esta tecnología pudiera reemplazar por completo la labor de un abogado.


No obstante, hoy, ya existen empresas tecnológicas que lanzan campañas publicitarias con claims como "Fire your lawyer" (despide a tu abogado), prometiendo una herramienta de inteligencia artificial que podría sustituir, según su visión empresarial, la labor de un profesional. Un tema que ya tratamos en otro artículo que puedes leer aquí y con el que estamos en desacuerdo.


Aunque anticipar el futuro resulta un desafío, una certeza se alza: la inteligencia artificial transformará la profesión jurídica. La inteligencia artificial aplicada en la abogacía facilita la localización expedita de información relevante para un caso. Sin embargo, su utilidad trasciende la mera búsqueda, ya que existen herramientas capaces de predecir veredictos judiciales basándose en historiales de sentencias de jueces.


Un Reflejo Histórico para los Abogados

Para comprender el futuro, basta con remontarnos al pasado. En el siglo XIX, la actividad empresarial se desató, lo que produjo un aumento en la demanda de servicios legales. Surgieron numerosos bufetes y se erigieron grandes firmas para satisfacer esta necesidad creciente.


Si bien el panorama futuro de la demanda legal es incierto, es evidente que está en evolución constante. Por poner un ejemplo, en los últimos años, la inversión en criptomonedas, el auge de los NFT y la virtualización del mercado con la proliferación del e-commerce han desafiado el paradigma tradicional. No obstante, estas nuevas oportunidades también suscitan dilemas.


A raíz de estos nuevos desafíos, la demanda legal no satisfecha se ha exacerbado. Los problemas digitales superan ampliamente el número de abogados especializados en la materia. Esta disparidad es comprensible, dado que la evolución tecnológica ha superado la capacidad de regulación legal.


Los problemas digitales superan ampliamente el número de abogados especializados .

La mutación en varios conceptos dificulta la aplicación de leyes tradicionales al ámbito digital. Esto brinda nuevas oportunidades a los abogados, además de permitirles formar parte de una oferta de servicios tecnológicos más amplia.


Nuevas Perspectivas para los Juristas

Ya lo hemos dicho por activa y por pasiva, que a pesar de todas estas transformaciones, la presencia del abogado sigue siendo vital, ya que tanto la inteligencia artificial como otras tecnologías como el blockchain o el IoT tiene un largo camino por recorrer, especialmente en aspectos regulatorios, de protección de datos o ciberseguridad pero también éticos. Sin embargo sí estamos convencidos la formación en estas tecnologías es esencial para mediar en una nueva ola de desafíos que requieren la intervención de un abogado. La ausencia de esta, no solo aleja a los abogados de nuevos clientes, sino que también los excluye del mercado. Ha llegado el momento de que la abogacía evolucione para ofrecer el servicio que la nueva sociedad digital precisa.



28 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page